Blogia
umachacuy

la U y otros menesteres

Recuerdo que tenia clases de mate (no de esos que sirven para el sorojchi) hablo de matematicas, apropiadamente llamadas mat 101, mat 102, y asi sucesivamente a eso de las siete de la mañana en un ambiente grande, con ventanales de vidrio y altavoces empernados en las esquinas del cubiculo y como a eso de las ocho y cuatro empezaba a derretirse el glaciar de tus pelos producto del baño polaco que te diste antes de avecinarte a la superior casa.

El prefesor era el trisitemente celebre tio Rios o Cabezon que manejaba un jeep rojo marca International que si bien es cierto fue un buen matematico pero en realidad fue un mal prefesor, como la gran mayoria de esos dueños del saber y egoistas dispensadores de notas.

Este enigmatico y sesudo "cate" tenia unas reglas de oro para los alumnos ya sean inteligentes o pupilos tarados y es como sigue: (o al menos la leyenda asi lo dice)

100 es para Dios, 90 para le Rector, 80 para el profe, 70 para el ayuco, 60 para le mejor alumno y los numeros para abajo para la turba ignorante. De tal forma que uno no tenia la posibilidad real de reflejar en su libreta notitas como 70 u 80's.

Luego de los temibles examenes donde este chocho cabezon presentaba a sus pupilos con matrices 9 x 9 o derivativas interminables o integrales hiperbolicas con angulos escalenos y cosenos sin seno mas largos que un testamento y dicho sea de paso imposibles de termina, uno se agolpaba a las vitrinas del pasillo para enterarse de lo sucedido y si con un poco de suerte y chanchullas de por medio veias al lado de tu nombre el numero magico de 51 bailabas de alegria y como todo buen cojudo te pavoneabas orgulloso ante los menos afortunados que se tiraron en el intento sin darte cuenta de que en realidad eras un alumno mediocre y pelotudo que ni presidente podrias ser porque hasta para eso necesitabas mayoria absoluta.

Todo este drama sin importar que te habias hechado unas tres consecutivas amanecidas tratando de entender los endemoniados teoremas o simplemente acullicabas la coca escuchando la tertulia de los convocados a las sesiones de estudio que en vez de estudiar comentaban sobre la tal y la cual, que la fulana estaba buena o que la sutana estaba mas golpeada que rodilla de zapatero.....

El hecho es que con esas notas y esos examenes de la inquisison, el tal profesor te estaba jodiendo la perspectiva y arriunado la posibildad de una beca o estudio fuera del rincon, porque como justificabas el hecho de que teniendo por fortuna o por herencia un buen Coheficiente Intelectual (digamos humildemente 101) y de yapa siendo un respetuoso militante del estudio exhibieras tan absurdas y cojudas notas?

Es por eso que cuando tuve la oportunidad de estudiar fuera de los confines de esas instituciones proclives al desengaño y lejos de los preservadores de la oscuridad bizantina, tuve que esconder el hecho que en otras decadas fui un mal llamado estudiante universitario y tener que empezar como se dice desde cero porque no tenia estomago ni la cara dura para tratar de convalidar semejantes subdesarrollads notas.

Para bien o para mal, por estos rumbos la minima nota para "pasar" de curso es "C" lo que equivale a mas o menos 75 puntos sobre una escala de 100 y la verdad lo que es del Cesar para el Cesar sin ambiguedades ni reglas cojudas como las arriba mencionadas.

Pero hubieron (y con seguridad esos dinosaurios del saber aun continuan dictando clases) otros pintorescos personajes como el Viluca, quien con sus tiestos a cuestas y sus teodolitos de la centuria fenecida arrengaba a los futuros levantadores de planos a reinventar la topografia capitalina o el tal profesor de dibujo tecnico que exijia sus pentagonos en papel cebolla y pintado con graphos mas caros que la matricula de todo el año o el famoso "borracho" Gonzales, eterno catedratico de fisica quien entre espasmos de sobriedad y destilados de uva elocubraba ecuaciones de cuatro dimensiones para justificar la parabola del arco parabolico, o el geologo cuyo nombre no recuerdo quien fumaba como carretilla pero prohibia a sus discipulos las bocanadas de nicotina en la palestra de sus dominios.

En fin, los recuerdos de la universidad son variados, comicos, interesantes y desafiantes, como por ejemplo no tengo idea porque las universidades publicas Bolivianas se autodenominan "autonomas" porque estas reciben dinero del gobierno para sus funciones lo cual constituye una paradoja.

La palabra paradoja se define de varias maneras:

1.- Idea extraña o irracional que se opone al sentido común y a la opinión general.

2.-Contradicción, al menos aparente, entre dos cosas o ideas: la paradoja entre el bien y el mal.

3.-Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que expresan contradicción

Es como si dijeramos que la cabezota del tio Rios es redonda y circular por lo tanto perfectamente ronda y esferica o que como dijera Sofocleto " El embarazo es la concepción que confirma la regla" pero eso es mas especulacion que dato certero.

La cosa es que estas lineas son un vistazo factual y rapido a la U de los 80´s. Durante estos tenebrosos años las "U´s" eran reductos de variados individuos entre los que habian hombrecillos con agendas ocultas y vituperantes discursos quienes de una u otra forma eran en efecto aspirantes a corruptos o en otras palabras mas llanas y directas aspirantes a politiqueros y futuros mandones, o mal llamados padres de la patria o aun honorables y otras vacias denominaciones.

Tambien era reducto (aunque de pocos) de los hijitos de papa con maquinas calculadoras HP y puntabolas marca Parker que recorrian orondos los laboratorios de quimica del primer piso y estudiantes con prestadas maquinas casio, el zapato agujereado y beca en el comedor universitario (como fue el caso mio).

La verda es que aparte de su condicion de semiautonoma con ciertos profesores neofitos y dueños eternos de la catedra, con sus bibiotecas de ediciones pasadas y deshojados libros, con sus mesas de ping-pong en las salas conspiradoras de la FUL, con sus imprentas de rodillo que escupian pasquines cotidianos llamando al caos y la revolucion, con sus granjas llenas de vacas que no daban leche sino daban pena, con su atrio imponente con sillones acolchonados para disfrutar del teatro emergente o del discurso de los guerrilleros de escritorio de los militantes del FER, con sus piquetes de huelga hambre y peñas folkloricas hasta la madrugada, la universidad fue un espacio que me enseño sobre las viscisitudes de la vida me regalo amigos y un poquito de saber para continuar el camino. Es por estas razones que la "U" ocupa un precioso lugar en el pedestal de mis correrias.

--------------------------------------------------------------------------------
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres