Blogia
umachacuy

Cortapalos Club

Cortapalos Club

Los Cortapalos, breve historia no autorizada



No tengo ni la mas remota idea de como, donde, cuando y/o por quienes fue oleada y sacramentada la fundacion del Club de los Cortapalos de Potosi. Lamentablemente no hay recoleccion alguna en la prensa escrita de la epoca, mucho menos en la oral, de tal modo que me dedique laboriosamente a revisar los manuscritos coloniales y descifrar los codigos de los papiros archivados en los zaguanes de la Casa de la Moneda pero sin fortuna alguna . Sin bajar la moral ante la adversidad, consulte con varios notarios y obispos de la epoca quienes por casualidad talvez hayan estado presentes or mas bien hayan sido testigos de la fundacion de esta importante institucion, pero como dije no tuve suerte, de tal modo, lo unico que se es esta pequena historia extrapolada de mi memoria.

Segun algunos datos que pude rescatar como resultado de charlas esporadicas con algunos miembros de esta secta peligrosa, puedo afirmar con cierta certeza (lease 50% de certeza) que fue fundada alla por los anos moribundos de la decada de los 70, por una turba bulliciosa de adolescentes provenientes de dos colegios capitalinos.

Representantes del colegio ILADE fueron insignes mocoverdes tales como: el Pacha, el Fito, el Quechi, el Percy, el Cristian, el Kinoto, el Jimy, el Beto, el Chino, el Zuleta, y otros innombrables individuos. De parte del Colegio Franciscano fueron los siguientes parbulos: el Benjo, el Rolo Ochoa, el Charles, el Pepe, el Trofeo, el Cacho, etc. Anos mas tarde personajes un poco mas maduros tales como el suegro, el viejo, el cajas etc, se sumaron a esta pandilla temeraria.

Naturalmente, esta es una lista parcial porque el numero total de los miembros sobrepaso la cincuentena especialmente durante las festividades del carnaval, ano nuevo y el aniversario de la fundacion del club.

Segun recuerdo, esta legion de amigos no requeria ningun ritual macabro para sumar miembros a la distinguida cofradia. La unica condicion requerida para conseguir la codiciada membresia era la devocion al club, participacion en los bailongos y carnavales , levantarse soberanas borracheras en los tugurios de la villa cada viernes de soltero y naturalmente ser activo participante de las tertulias diurnas como nocturnas en las inmediaciones de la plaza 10 de Noviembre.

La sede oficial del club fue un banco de madera de pino color verde carabinero ubicado estategicamente en el rincon Noroeste de la plaza en cuestion, justo al frente de la inmortal catedral de Potosi. Esta plaza historica y mudo testigo de luchas inmemoriales, palestra abierta para el coloquio vituperante de los politicos de ocacion, tribuna al aire para degustar de las retretas musicales de los jachus y botudos del regimiento militar y lo mas importante era que desde ese lugar conspicuo se podia observar el diafano caminar de las chicas bien, lo cual era quiza el objetivo no pronunciado de tantas cabalas y encuentros cotidianos de los miembros de esta pandilla.

Alla por los anos de las melenas largas, pantalones con botapie ancho y tacones de 15 centimentros, la plaza era el lugar "chic" o de moda y no asi el historico bulevard considerado en aquella epoca como el reducto mas sombrio y chojcho que solo servia para el deambulamiento infinito de las sirvientas y los cholos de munaypata.

Esos anonimos habitantes que se aparecian como fantasmas con polleras multicolores y zapatos de charol cada viernes por la noche y se aglutinaban como avispas en las inmediaciones de la union obrera, la quince, y otros tugurios de mala muerte para beber como pescados, bailar hasta romper el tacon y de yapa ser arrastradas por los conscriptos del cuartel hasta los callejones empedrados de San Juan para saborear de los amores incognitos y prohibidos. y nueve mses despues adjudicar publicamente multiple paternidad a los pepinos de febrero.

Nunca entendi tal distincion porque para mi ambos reductos servian para lo mismo o tenian la misma finalidad. Lo cual era como de costumbre pasear, tertuliar, relajarse de las presiones del tiempo y terminar inexorablemente sentado y doblando el codo en algun boliche de la inclita.

Por ejemplo, en el bulevar la gente caminaba o paseaba longitudinalmente de extremo a extremo en filas de tres, cuatro y hasta cinco personas para generar un poquitin de calor humano y asi encarar de frente a las glaciales noches de la villa. Las diarias travesias empezaban o terminaban dependiendo el origen de las mismas, en la esquina Bolivar y Sucre mas conocida como la esquina de los libertadores y terminaba una cuadra antes de tropezar con las piedras gelidas del Colegio Franciscano.

En contraste singular, en la Plaza la muchedumbre caminaba en circulos concentricos que no tenian principio ni fin porque como dije eran circulos. Algunos transeuntes empezaban la jornada en la corniza derecha justo al frente de la Alcaldia Municipal, otros emprendian la circular caminata en la opuesta esquina en frente de la Prefectura y finalmente los mas incognitos empezaban la rutina en el medio de la plaza debajo de la minsucula estatua de la Libertad. El caso es que sin importar la procedencia todos los caminates terminaban en el punto inicial de la travesia.

Para los cortapalos, la plaza era el lugar de convergencia social pues era el reducto obligatorio donde las chicas de buena familia, esas de apellido madrileno, andar andaluciano y vestidos de filigrana se arremolinaban como flores silvestres para ser coqueteadas y ser apreciadas en demasia por los miembros de este club, cuyos miembros en grados mayores o menores eran jovenzuelos sexualmente deprivados (lease bien: DEPRIVADOS no depravados) Sera tal vez por este factor inocultable que las interminables terturlias tenian un tema central y preponderante que bordeaba en las tecnicas del kamasutra y los deleites prohibitivos de las putas del canto.

Estas chicas en espera de ser damitas de sociedad, se juntaban como remolinos surenos en las cuatro esquinas de la plaza, se abotonaban las blusas macrame, se ajustaban las medias transparentes de nylon y se pintaban los labios virgenes con esos tubitos de cera mas rojos que los uchulurus de cantumarca y para dar mayor impacto se espolvoreaban la cara con polvos importados (con polvos reales) y se tiznaban el contorno de sus pupilas encandiladoras con permutaciones de luz y sombra.

Bien ajetreaditas y con los pelos al viento se largaban en filas de a cuatro para dar vueltas interminables como huyaronckos en el reducto semi-rectangular de la petrea plaza de los heroes con el unico objetivo de ser embadurnadas de piropos baratos por la turba cortapalesca.

Recuerdo muy bien uno de los piropos mas famosos fue: "Que fiuerte que estas", debo reconocer con extrema hidalguia que luego de un largo y profundo estudio de las teorias del amor y del romance nunca pude encontrar otro piropo mas puro, mas romantico y mas lleno de sabiduria. En fin, era que los cortapalos nos sabiamos todas las movidas.

Como dije antes, una de las actividades preferidas del grupo era reunirse cada noche en la mencionada esquina inmediatamente despues de la entrada del sol y justo cuando el tin-tin de las campanadas de la Torre de la Compania, anunciaban el nacimiento del anochecer Potosino. La noche era joven y habia que festejarla. Nos reuniamos como murcielagos compartiendo cigarillos con filtro, eructando bocanadas de humo azulado al cielo estrellado.

Sin ningun orden predeterminado u ordenes del dia establecidos, algun miembro osado tomaba la palabra y empezaba a relatar los cuentos de humor. Los cuentos en su gran mayoria tenian un claro sabor sexual, como ya explique mas antes, pero de cuando en cuando como para matizar el repertorio alguien se apareceia con una tirada politica (en el mas estrcito sentido de la palabra) o un cuento de hadas. Inclusive serias conversaciones como la vida en el mas alla, las ciencias de la evolucion y el teorema de Pitagoras tenian connotaciones de caracter sexual porque relataban en detalle las confabulaciones de las vaginas lo cual automaticamente alborotaban nuestros genitales.

Por ejemplo, un dia de esos, estuvimos sentados al borde del banco contemplando los copos de nieve que caian del cielo, cuando la tematica de la tertulia se centro en la creencia o no de la teoria de la re-encarnacion. No falto alguien quien queria volver del mas alla re-encarnado en la figura de Pele o Maradona, quien sabe para que algun dia poder integrar el equipo de futbol del desaparecido Highland club, otro talves sin habilidades de canta-autor en esta vida manifesto su deseo de reencarnarse en la figura de Elvis Presley. En fin, cada conversante tenia una idea definida.

De pronto alguie me pregunto, y tu Chato si es que crees en esta cualidad metafisica, como o de que quisieras volver a vivir en la segunda etapa? Pense un minuto y les dije. Quisiera volver re-encarnado como chancho. Abrieron los ojos tan grandes que parecian dos membrillos, se les erizaron las mechas por el espanto , se llevaron las manos a la boca y todos al unisono me dijieron ay Jesus Maria y Jose pero porque pues? Les dije que el chancho tiene orgasmos que duran como promedio 30 minutos. Al oir tal respuesta, todos asientieron moviendo la cabeza en senal de aprobacion, porque quien no quisisera ser un chancho en esta puerca vida.

Como sabemos los chanchos no tienen por que preocuparse de trabajar, comen cualquier despojo en algun mercado o en el peor de los casos comen mierda en el camino, deambulan por cualquier muladar orondos y orgullosos sin distincion de clases o estatus social, duermen a cualquier hora del dia, no se peinan ni toman duchas porque les importa un comino el que diran de la gente y lo mejor de todo es que copulan con un sin numero de parejas y tienen coitos que duran media hora. En fin, la vida de los chanchos es una verdadera vida, naturalmente si uno esta dispuesto a dejar o mirar de sesgo cualquier alusion negativa que se tiene de estas criaturas en la sociedad contemporanea.

Este humilde escribidor, en muchisimas ocaciones era el contribuyente de esos cuentos, pero hoy que vivo lejos me doy cuenta que me olvide de contar el siguiente .

--------- Un paisano feliz y con la conciencia limpia estaba sentado frente al televisor, disfrutando de un partido de futbol y tomando unas huaris. Cuando de pronto, se aprace su mujer como birlocha revolucionaria, con las grenas en punta y de entrada le propina un golpe en la cabeza con una paila de metal. El hombre un poco asustado pero mas asombrado por tal afrenta, le pregunta. Y eso por que?. La mujer le contesta; ayer cuando estaba lavando tu ropa, viejo loco y corrompido, encontre este papelito con un numero y el nombre de Lucia escrito sobre el mismo. El pobre hombre, piensa un rato y con la mayor naturalidad le contesta; OH. Oh el anterior domingo fui a una carrera de caballos y la tal Lucia era el nombre del caballo ganador y yo anote esos datos para no olvidarme

Dos dias despues, nuestro villano estaba sentado otra ves frente al televisor disfrutando de una telenovela Mexicana y naturalmente tomando otras huaris, cuando de pronto, entra su mujer alborotada y le zampa otro pailazo en la cabeza. El pobre hombre se recupera, toma un poco de aliento y le pregunta: Y ahora porque? Su mujer lo mira con ojos desorbitados y le dice; Te llama por telefono tu caballo de carrera.-------


En epocas normales, (muy raras por esas temporadas) de cuando en cuado algun milico trasnochado se sonaba dentro el salon de los espejos contemplando las condecoraciones y medallas ganadas en guerras mentales y fantasticas. Se lamia los labios de placer al imaginarse sentado en el sillon de la casa quemada y con la medalla de Simon Bolivar en cuello y sin mas ni mas ordenaba a sus conscriptos y colegas botudos sacar los tanques a la calle, reprimir a los ciudadanos y lo mas rapidamente posible clausurar las universidades. Porque segun las inteligencia militar de la epoca, las "U’s" eran los reductos de resistencia, donde barbudos hombrezuelos estudiaban las teorias de Lenin, y clandestinnamenbte tramaban la toma del poder popular.

El caso es que cada ano bisiesto el pais vivia esas terribles realidades y Los Cortapalos como cualquier otro grupo de jovenes no teniamos mas remedio que esperar el paso del tiempo, acuartelados en la ezquina de la plaza tramando la toma por la fuerza del Albergue Universitario para poder jugar fulbito en su cuadrilatero de cemento.

Como dije anteriromente, en esas epocas fatidicas, no teniamos otras alternativas sino que reunirnos como de costumbre en la plaza, y normalmente los viernes demabular por los boliches del la villa, jugando cacho, dos tiros con volteo (ya ven hasta el juego del cacho tenia cierta connotacion familiar) y bebiendo chanchitos dizque de Camargo, cuyos contenidos quimicos permanecen el la penumbra porque hasta ahora no puedo reconciliar el hecho de que despues de 3 tragos yo terminaba la jornada roncando en alguna destartalada mesa de formica.

Sin embargo, hubo otros, los aguantadores y los despistadores. Los primeros, eran esos quienes beben licores como si fueran agua bendita. Estos ilustres ciudadanos, empezaban la odisea en el ocaso de los viernes santos y continuaban tomando hasta el poniente de los sabados, empernados en las vetustas sillas de la Union Obrera, la 15 de Mayo o leyendo de atras para adelante los miles de estribillos escritos en las paredes del boliche de Don Nico. Ese famoso boliche, estrategicamente ubicado unos pasos mas arriba de la Universidad, donde se servian los te con te y las canelitas calientitas para cortar el frio. Un estribillo que recuerdo, estaba escrito en la pared del bano, que muy certeramente decia. "En este humilde rincon, hasta el mas macho se baja el pantalon".

Los segundos, eran aquellos quienes se comunicaban en morse y hablaban en esperanto para obviamente despistar al enemigo. La figura o el hecho del despiste funciona de la siguiente manera. Se reunen una veintena de camaradas en algun boliche, preferiblemente Dona Laura (Q.E.P.D) para jugar cacho y tomar unos tapaditos. Justo cuando la juerga esta al rojo vivo, es decir el momento crucial en el que uno entra en ese estado de boludez total donde todos creen poseer una voz de tenor y cantan en coro sincronizado las sinfonias de los taquiraris y las cuecas, levantan sus copas y brindan como vikingos, al amor, a las kantutas, la amistad y a cualquier huevada que se le ocurra, derraman gotitas de coctelitos en el piso para agradecer a la pachamama asi sea o no sea miercoles de ceniza, ect.

Justo en ese critico momento algun miembro del equipo de los despistadores hace una senal con el dedo gordo de la mano derecha. Furtivamente y sin que nadie se de cuenta, los despistadores se rastrean los bolsillos y descubren que no hay mucha plata para seguir satisfaciendo el consumo en ascenso de los tomantes o en definidas cuantas quieren solamente compartir entre los mas intimos. Se levantan uno a uno con la mayor naturaleza y bostezando repetidamente para no levantar ninguna sospecha y con potente voz exclaman: "Nos recogeremos "nomasia" porque estamos cansados y ya no hay plata ni trago"

En fin, la turba se dispersa y se va a su casa temblando y con calosfrios porque el ser despistado en tal forma justo en esa etapa hermosa el de "la tripa abierta" es un martirio porque como es sabido si no se continua bebiendo uno hasta se puede enfermar y lo peor de todo es que al dia siguiente ni siquiera se puede curar el chaqui porque el tal aletazo nunca ocurrio. Mientras tanto, los despistadores camuflados por el manto de la noche, empezaban el retiro por senderos misteriosos y secretamente convergian en el otro boliche para continuar el jolgorio.

Como dije mas antes, era muy dificil descifrar el codigo del boliche eljido para continuar con la farra. La unica alternativa era recorrer boliche por boliche hasta toparse con los mentados despistadores.
Si este era el caso, entonces se seguia una rutina pre-establecida que funciona mas o menos asi. Entra uno al boliche y se topa de frente con los despistadores, pone una cara de boludo inocente y dice’ "Ay habian estado ustedes aqui pues", y los otros uno a uno contestan, "Lo que pasa es que me estaba recogiendo cuando de pronto decidi tomarme la del estribo y cuando entre aqui, me encontre con los demas" . El tercero continua.; "Que coincidencia mas grande".

En otras ocaciones donde las economias eran aun mas escasas nos reuniamos en casa de algun amigo para tomar combinaditos de maracuya, otras veces terminabamos "aceiteando" a los meseros para que nos resbalaran chicharon frio y cerveza tibia en las kermesses semestrales, pero si las cosas andaban realmente mal, nos metiamos de contrabando en algun matrimonio criollo para injerir esa veintena de traguitos multicolores servidos en cristalitos chiquititos mal llamados ferrocarriles.

Pero los presterios eran las fiestas que estaban hechas a medida y a pedir de boca de la turba fandanguera. Como es de conocimiento publico, el pasante del preste trabaja como negro todo el ano, se ajusta como gladiador a un presupuesto de hambre para poder ahorrar hasta el ultimno centavo y luego dilapilarlo todo en los 3 dias obligatorios que dura la jarana.

Siempre nos gustaban los prestes porque como popularmente se dice los pasantes se "mandaban la parte" echando una fiestaza con toneladas de trago a granel y turriles llenos de chicha cochabambina. naturalmente estos presterios ofrecian deliciosa comida cocinada en bateas para abastecer la demanda culinaria de los convidados, normalmente se contrataban bandas de musica de Oruro y Challapata, de cuyas trompetas y trombones salian las bulliciosas notas de las diabladas y morenadas.

Los confetis y las serpentinas multicolores caian del cielo como diluvio y los billetes reales de cien pesos adornaban el pecho orgulloso de los pasantes de turno durante la ceremonia del tipanacku. Y lo mas lindo de todo era que al principio de la fiesta los pasantes cerraban las puertas y tiraban las llaves a la calle para que nadie pueda escapar.

De cualquier forma, estas actividades extracurriculares nos permitian planificar los mentados bailongos, las entradas carnavaleras, la fiesta del fin de ano o el aniversario del club, que caia si no me equivoco en las inmediaciones del mes patrio.

Cada actividad seguia una rigurosa preparacion, por ejemplo se realizaban reuniones periodicas y publicas para recolectar fondos, distribuir las invitaciones, seleccionar democraticamente el uniforme para la mascarada del Club de Leones, etc. Este grupo de amigotes era tan unico que hasta tuvimos una cancion bastardizada de una cueca nacional cuya letra es mas o menos como sigue.


Cortapalos, grupo mio yo nunca he de olvidarte
en las buenas o en las malas cortapalo esta presente,

Al salir de la Plaza las negritas van llorando
y no dicen cortapalos no nos dejen con los feos.........
>

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

norma -

me encanto la historia, porque me considero parte de ella aunque de pasadita!!! muy linda..........que tiempos aquellos, el estribillo me lo sabía!

Monica -

Debo reconocer que este nuevo relato hizo que mas de una vez me ría a "madibula batiente" sin importar que la gente de alado me vió como bicho raro, me gustó mucho, tiene mucho humor ...al estilo de un columnista nuestro el famoso "Paulovich"...estare pendiente del otro....adelante
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres