Blogia
umachacuy

Washington DC, la capital del ensueno y el desengano

Washington DC, la capital del ensueno y el desengano

la capital del ensueno y el desencanto




Llegue a Washington, DC por primera vez en un verano soporifico del ano uno del primer lustro de la decada de los 90. En la capital de USA en esta epoca del ano la temperatura normalmente bordea los 31 grados y es muy humeda debido a la vecindad del rio Potomac. Lo primero que uno ve desde el avion durante el aterrizaje es la deslumbrante belleza de los monumentos y las siluetas de los grandes edificios de granito y piedra pulida estilo greco-romano clasico, albergues omnipotentes de las instituciones gubernamentales.

Es asombroso mirar desde el cielo, el capitolio, la casa blanca, el monumento a George Washington (llamado la aguja por los hispanos, por la forma punteada de su esbelta figura) ese pedestal de piedra tan alto como la cumbre del monte Rushmore. Es inegable el nerviosismo y el palpiteo del corazon que uno siente al saberse tan proximo a la capital de USA. Para algunos es posible sentirse acongojado ante la idea de descender en la tierra de imperio, para otros talves sea increible el pisar tierra en el pais de los suenos, pero para mi fue ciertamente una experiencia "incierta" porque llegue a estos derroteros en pos de la mujer quien luego se convertiria en la madre de mis dos joyas.

Lisa me recogio del aereopuerto Nacional ahora renombrado Ronald Reagan National Airport. (El aereopuerto Nacional esta ubicado en el condado de Arlington cerca del famoso cementerio donde reposan los restos de cientos de miles veteranos de guerra y de Americanos insignes tales como John F. Kennedy.)

Luego de recoger mi maleta nos fuimos al departamento de unas amigas de Lisa en Alexandria, Virginia para que me tome una ducha. Ya entrada la noche fuimos a comer a un restaurante Salvadoreno/Mexicano y por la noche dormimos en el basement de la casa de nuestro amigo David. La primera impresion que tuve no fue la que esperaba porque una vez dentro ese reaturante Salvadoreno/Mexicano de pronto nos vimos rodeados de una plebe bulliciosa y deslenguada.

Estos comensales comian sus tacos y pupusas y tomaban sus coronas tarareando los bemoles guturales de las canciones rancheras tex-mex. Levantaban sus vasos llenos de cerveza y brindaban y despotricaban a los cuatro vientos las inequidades de la vida en America. Estas imagenes me hicieron retroceder el tiempo por un par de dias y me imagine el estar en un boliche de mala muerte alla por los estramuros de Potosi, o en una chicheria de oruro bebiendo esas huaris y comiendo charkekan rodeado del tumulto humano de cholos y diablos de carnaval.

Luego de recuperar el aliento y con los ojos desorbitados le pregunte a Lisa, Quien es esta gente, de entrada no me parecen gringos de ojos azules y vaqueros levis, ella me miro y me dijo" welcome" to the other America.

La mayoria de la gentuza en cuestion fue con toda seguridad lo que en USA llaman despectivamente "wetbacks" o espaldas mojadas, ilegales que cruzan el rio bravo, --si es que no se ahogan o son muertos por los mismos coyotes quienes los contrabandean-- es busca de mejores fortunas en la amplias avenidas de la gran granja popular del Tio Sam.

Al dia siguiente fuimos a pasear por los alrededores de Alexandria y al medio dia fuimos a comer a un famoso restaurant llamado TGIF Thank God is Friday (Gracias a Dios es Viernes) muy adecuado pense, pero no fue asi porque este restaurant es famoso por sus ensaladas y comida americana, mucha papa frita , pollo y verduras. Ya dentro del TGIF, la cosa cambio porque esto si realmente era america, los comensales eran rubios, usaban tenis Nike, gorras de beisbol con las insignias de los redskins, tomaban agua enbotellada en ves de cerveza, escuchaban suaves melodias, manejan carros del ano, viven en las afueras de las grandes metropolis alejados del ruido y el contagio del los guetos y barrios latinos, hablaban ingles y conversaban suavemente como enamorados furtivos.

No comi casi nada porque como todo uckuruna estaba encandilado con las lucecitas boreales , la comidita sibarita, el aguita cristalina de manantial y mentalmente haciendo comparaciones con los tugurios de la villa. Como hemorragia cerebral de pronto me vino a la memoria la isica, la union obrera, el boliche de dona laura, los receptaculos de venta de caldos del mercado, etc. Fue ahi, de entrada y sin mas preambulos que me di cuenta que nuestra america indoamericana estaba a unos mil lustros de distancia del grado de civilizacion alcanzada por los Estados Unidos en escasos 200 anos.

Tambien pude observar el grado de inequalidad existente entre la clase media , los ricos y los pobres (lease, latinos y negros) ahi en pleno restaurante, el macrocosmos americano se refleja tipicamente en el microcosmos social de los restaurantes. Por una parte, los patrones o clientes en gran parte son blancos de clase media, de cabellos amarillos y ojos azules, son abogados, medicos, diputados y gerentes, los meseros son negros, viven en los guetos donde la miseria es visceral y las drogas y violencia es natural, la mayoria nunca termina la secundaria y de cada 10 morenos 3 pasaron por las carceles federales, manejan grandes carros viejos y casi nunca dejan propina sean bien atendidos o no. Y por ultimo son los hispanos, lavaplatos y cortadores de verduras, ocultos en los confines de las cocinas, porque no hablan ingles y se transportan en buses y otros medios de transito masivo. Como dije, estos ultimos son inmigrantes de toda laya de direfentes credos y latitudes, viven como sardinas en barrios donde la renta es barata y la musica es contagiosa. y trabajan 16 horas al dia, en trabajos incognitos. Aun asi, los extremistas de derecha -mayormente republicanos- dicen que los Latinos estan usurpando las fuentes de trabajo, desfachatez sinverguenza porque nunce me encontre con un gringo dispuesto a mezclar cemento o pavimentar una calle en medio del 100 grados de calor del verano incandescente

En fin, cosas e impresiones que recogi de un plumazo.

Lisa habia llegado a DC dos dias antes para matricularse en la George Washington University, Law Center a estudiar leyes. Ella llego con su auto toyota y su computadora en la maletera. La ciudad fue completamente nueva tanto para ella como para mi. Mas para mi porque como parroquiano de la villa ahora estaba an la capital de USA. El cambio fue brutal y temerario.

Dos dias despues alquilamos nuestro primer departamento en al barrio de Foggy Bottom, 1025, 25th street sobre la avenida Pensylavania muy cerca del afamado barrio de Georgetown.

Fin de la primera parte

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres